Diez cosméticos icónicos del siglo XX que siguen en la lista de los más buscados (2022)

No es que desaparezcan porque se agoten sus stocks, es que las propias firmas descatalogan a sus gallinas de los huevos de oro. Esta estrategia incomprensible trae de cabeza a los consumidores, en especial a aquellos que tienen una querencia concreta por uno de esos productos fantasmas que solo aparecen de vez en cuando en el mercado de segunda mano y a precios astronómicos. Ocurre con el perfume Tuxedo de Ralph Laurent que en Ebay puede superar los 500 euros, o con el champú Extreme PPT Concentrate de Redken que se vende por más 400 € en webs de segunda mano.

Las razones de las marcas cosméticas para superar sus exitazos son variadas. A veces es un cambio de packaging, otras la tecnología y la investigación avanzan y alguno de los ingredientes de un producto antiguo ya está obsoleto. En otras ocasiones la causa es el precio de la materia prima o su escasez, que dificultan una producción continua. Daniel Figuero, autor del libro Contraperfume (Editorial Superflua) cuenta que en su caso -trabaja para Dior-, le preguntan por ilustres fragancias desaparecidas como Miss Dior Chérie o Midnight Poison).

A veces el producto queda relegado por un cambio de packaging o porque el precio de uno de sus ingredientes subedemasiado

Figuero explica en su libro que en ocasiones los clásicos son defenestrados por nuevos lanzamientos o descatalogados por nuevas regulaciones o legislaciones. “Casi todas las materias primas de origen animal se prohibieron hace tiempo, así como muchos ingredientes o moléculas potencialmente dañinas en altas concentraciones. Cuando una nota se prohíbe en un perfume, la única opción para las marcas, si quieren seguir vendiéndolo, es reformularlo”. Y convertirlo a veces en algo irreconocible para el amante fiel de la fragancia original que peregrinará por tiendas y webs de segunda mano a ver si hay suerte.

A veces la industria escucha las súplicas. Sucedió con la laca de uñas Vamp de Chanel. Era el tono que llevaba Uma Thurman en Pulp Fiction y que embrujó a medio mundo cuando movía las manos en su mítico baile. Fue un éxito de ventas en 1995 pero se descatalogó. Más de 20 años después reapareció como un tono fijo en la colección de lacas de Chanel.

Yves Saint Laurent Beauty

1.Touche Éclat (lanzamiento en 1992)

Diez cosméticos icónicos del siglo XX que siguen en la lista de los más buscados (1)

El pincel iluminador por excelencia parece poner de acuerdo a varias generaciones. La traducción al español de su nombre es “toque de luz”, y en esa habilidad de iluminar determinadas zonas del rostro sin cambiar la textura de la piel ni añadir nuevas capas de maquillaje radica toda su magia. En marzo cumplió 30 años en el mercado y sigue siendo el corrector e iluminador más vendido. Infalible a los trucos de TikTok y a la economía de los influencers. El que lo ha probado lo convierte en un clásico de su neceser. Nació en 1992. Cada 10 segundos se vende un Touche Eclat en alguna esquina del mundo. Su fórmula está enriquecida con microemisores que potencian la luminosidad del rostro y con vitamina E.

Guerlain

2. Terracotta (1984)

Diez cosméticos icónicos del siglo XX que siguen en la lista de los más buscados (2)

En su día fueron los primeros polvos bronceadores del mercado, y aún hoy siguen siendo perfectos e insuperables por su fina textura, su perfume y su habilidad para remedar todas las tonalidades e intensidades del bronceado sin perder naturalidad ni añadir años: uno de los efectos secundarios de estos cosméticos. Su creación coincidió con una época de excesos en el maquillaje con ojos y labios a todo color. En verano el bronceado debía notarse y mucho. El invento de Terracota cambió la vida a millones de mujeres. Por primera vez unos polvos compactos de maquillaje no dejaban líneas ni marcas, y se aplicaban con un par de brochazos muy fáciles y rápidos. Desde Brooke Shields a Elle McPerson, desde Cindy Crawford a Sofía Loren, todas han sido adictas confesas al Ferrari de los bronceadores. Cada 25 segundos se vende un Terracotta en el mundo.

Nars

3. Orgasm (1999)

Diez cosméticos icónicos del siglo XX que siguen en la lista de los más buscados (3)

Fue el primer cosmético que consiguió reproducir con éxito el rubor de la piel después del sexo. El color que llega a la piel cuando los vasos sanguíneos se dilatan. Su creador, François Nars trabajó toda una madrugada, desde las tres hasta las 9, en sus texturas y pigmentos. Orgulloso de su obra, la llamó por su nombre: Orgasm. No era habitual entonces que los cosméticos se vincularan al bienestar sexual, solían llevar nombres mucho más inocentes y metafóricos, como flor del bosque o belleza brillante. Orgasm fue un éxito casi inmediato. No había algo tan bien conseguido y explícito en la cosmética. Por primera vez las mujeres pedían un orgasm en voz alta. Más allá del naming, importantísimo en el éxito de este blush, François había conseguido un tono único mezclando pigmentos rosados y melocotones, fríos y cálidos para imitar el rubor natural del rostro. Su fórmula orgánica se funde totalmente con la piel, y la mejor manera de aplicarlo es sonriendo frente al espejo y pasando la brocha por las mejillas. Fácil, agradable y bonito. Nars se adelantó una década a lo que hoy conocemos como “efecto buena cara” y “No make up make up”.

Clinique

4.Dramatically Different Moisturizing Lotion (1968)

Diez cosméticos icónicos del siglo XX que siguen en la lista de los más buscados (4)

La crema amarilla es el tercer paso del famoso camino que recomendaba Clinique para construirse una buena piel. Muchas novedades en este concepto. Hasta entonces cada uno se resignaba a la piel que le había tocado en la lotería genética. Nadie creía que eso podía mejorarse. Segundo hito: por primera vez unos vendedores de cosmética en unos lujosos almacenes como Saks Fifth Avenue se ponían una bata blanca y convertían el patrimonio farmacéutico en un valor de marca. El concepto era moderno, la crema amarilla se aplicaba después de un jabón (primer paso) que limpiaba la piel y una loción que eliminaba las células muertas (segundo paso). Era una rutina diaria por la belleza que no hacía promesas vacías y se sostenía en un discurso científico, dermatológico y de buena salud. Nada recordaba aquí a las cremas de las madres. Clinique arrasó con su estrategia entre el público más joven, harto de que lo regañaran y hambriento de un poco de ciencia. La crema amarilla era la mayor novedad, no existían cremas de ese color, estaba testada contra las alergias, era ligera y se absorbía con rapidez, no olía a nada. Y este detalle fue uno de sus más exitosos reclamos publicitarios. Fue la primera crema hidratante seria.

Estée Lauder

5.Advance Night Repair (1982)

Diez cosméticos icónicos del siglo XX que siguen en la lista de los más buscados (5)

¿Un suero? En los 80 el concepto se asociaba a hospitales y enfermos que necesitaban alimentación parenteral … ¿pero en cosmética de lujo? La palabra sonaba rarísima. Estée Lauder sacó al mercado este elíxir reparador nocturno que treinta años después pasó de madres a hijas sin grandes esfuerzos de marketing. La efectividad de la fórmula venía respaldada por 25 patentes. El suero que prometía regenerar las células de la piel durante el sueño venía en una botella ámbar que recordaba a las antiguas boticas de Nueva York. Cuando se terminaba un bote la necesidad de reponerlo era inmediata. El suero creaba adicción. Y así sigue siendo a juzgar por las cifras de venta de la marca. Si en España se vende una unidad cada tres minutos, en el mundo son 10 los frascos vendidos en esa unidad de tiempo.

M.A.C.

6.Russian Red (1988)

Diez cosméticos icónicos del siglo XX que siguen en la lista de los más buscados (6)

Estamos ante el lápiz de labios más célebre del mundo. Los cimientos de su fama son sólidos: fue el rojo que llevaba Madonna en los labios durante la gira Blonde Ambition en 1990. La cantante lo encargó al peluquero Frank Angelo, al fotógrafo Frank Toskan, los artífices de M.A.C., una marca que se había establecido en Toronto en 1984 y que tenía fama de que sus pigmentos daban en piel exactamente el mismo tono que se apreciaba en el bote. Madonna le encargó una barra de labios para su gira y puso una condición: el labial debía aguantar todo el concierto. Si hoy miramos las fotos de aquella mítica gira lo entenderemos todo sobre Russian Red. En 2006, la película El diablo viste de Prada le dio un nuevo aliento a la barra de labios: era el rojo que lucía Anne Hathaway en su atribulada vida en aquella empresa editorial neoyorquina que nadie tiene pruebas, pero tampoco dudas de que estaba inspirada en Conde Nast. Russian Red es perfecto, es cremoso, su color no cambia y tiene la dosis exacta de pigmento azul. Su rojo sienta bien a todos los tonos de piel.

Elizabeth Arden

7.Eight hours (1930)

Diez cosméticos icónicos del siglo XX que siguen en la lista de los más buscados (7)

Su textura es antigua, su color amarillento como de ungüento de abuela, su olor recuerda al petróleo de las primeras vaselinas. Y a pesar de todo ahí sigue porque los iconos no caen ante semejantes nimiedades. Nació como un bálsamo multiusos que hidrata las cutículas, da brillo en las mejillas, cura los labios agrietados, pone orden en las cejas rebeldes o alivia las pieles muy resecas, pero también cura las rodillas magulladas y las rozaduras y alivia las pieles quemadas. Es el híbrido perfecto entre medicamento y cosmético. Sirve para todo y para todos. Victoria Beckham es fan incondicional y se dice que el príncipe Harry la llevaba en su equipaje durante una expedición al Polo Sur. Desde 1930 apenas se ha modificado su fórmula compuesta por vaselina, calmantes Beta Hydroxy y Vitamina E. Ha sobrevivido a la Gran Depresión, a la saturación del mercado cosmético, a la era de las top models y a la economía del influencers y TikTok. Puede con todo, y eso que huele regular.

Kiehl’s

8.Bálsamo labial Lip Balm #1 (1960)

Diez cosméticos icónicos del siglo XX que siguen en la lista de los más buscados (8)

Un clásico minimalista neoyorquino para cuidar los labios agrietados en invierno, sin fragancias y sin parabenos. Un escudo contra el viento y el frío del invierno formulado con lanolina, aceite de almendras dulces, vitamina A y E y suaves emolientes. Puede ser el bálsamo de labios más vendido (y discreto) del mundo. En 1894 Jhon Kiehl era un joven y ambicioso aprendiz de farmacéutico que compró una pequeña farmacia en la tercera venida y 13th Street en Manhattan, la bautizó como Kiehl Pharmacy, en 1921 sacó su primer aceite de musk y en 1922 puso en marcha lo que entonces era un revolucionario sistema de muestras que llamaron “Prueba antes de comprar”. A partir de 1924 iniciaron otra pequeña revolución en la industria cosmética: publicar su lista de ingredientes con cada producto. Nada que ocultar. Su bálsamo de labios es un clásico y la puerta de entrada de muchos nuevos clientes que entran a la marca a través de ese pequeño y en apariencia inocente cosmético.

Bioderma

9.Sensibio H2O Agua Miscelar (1995)

Diez cosméticos icónicos del siglo XX que siguen en la lista de los más buscados (9)

Fue la primera agua miscelar del mundo. Transparente, cristalina y muy eficaz. Tardó poco en arrasar entre las clientas exigentes de las farmacias francesas. Se dice que cada dos segundos se vende una botella de este elixir que a la primera borra hasta el último rastro de la máscara de pestañas más waterproof del mundo. El agua que Bioderma emplea en sus soluciones minerales es de la misma calidad que el agua médica, la más pura y segura, y con un pH de 5.5 similar al de la piel. Es un agua, además, que pasa por un proceso de purificación de 10 pasos. Este desmaquillante se conoce como el todoterreno de la cosmética y no falta en los neceseres de los maquilladores profesionales más importantes del mundo. Gwyneth Paltrow, Malgosia Bela, Adriana Lima están entre sus adoradoras confesas.

Guerlain

10. Météorites (1987)

Diez cosméticos icónicos del siglo XX que siguen en la lista de los más buscados (10)

Se anunciaron como polvos sueltos compactos. Toda una contradicción. Polvos, ¿sueltos o compactos? La casa francesa sabía lo que decía, y más aún lo que hacía. La idea de empolvarse la cara tenía por lo menos cien años, cuando Guerlain fabricaba unos polvos blancos llamados Violettes. El problema era que al usarlos se levantaba una nuble blanca que lo dejaba todo lleno de diminutas motas. Cuando las mujeres empezaron a viajar y a maquillarse fuera de sus tocadores estos polvos empezaron a dejar de usarse. En 1980 en los laboratorios de Guerlain consiguieron formular un talco en forma de esferas blancas perfectas. Era la solución, el polvo compacto que no se desparramaría por los baños del mundo. Los meteoritos se presentaron en sociedad en 1987, sus bolitas olían a violeta y cada una era de un color en la gama de los rosas, los malvas y los violetas. Parecían caramelos y abrían el apetito. Pero los colores no eran decorativos y se basaban en una ley física. Igual que el color blanco al atravesar un prisma se descompone en un espectro parecido al arcoiris, al contrario, sumando todos los colores, se recomponía la luz ideal.

En resumen, los Meteoritos abrazaban la tesis de que para disimular un defecto de pigmentación hay que aplicar el color opuesto. Así, los Meteoritos nacieron en seis colores que se organizaban en tres armonías. Los colores emblemáticos serían el malva, que capta la luz; el rosa, que refresca; y el amarillo, que corrige las rojeces. Cada armonía tendría variantes según el tono de la piel. Los primeros polvos para todos los tonos de piel. Los meteroritos además tienen un packaging de altura, fabricados en La Ruche de Chartres. Quizás sean el cosmético más copiado del mundo.

Lee también

¿Qué pequeño lujote permitirías en medio de unacrisis económica?

Karelia Vázquez

Diez cosméticos icónicos del siglo XX que siguen en la lista de los más buscados (11)

Cosmética con superpoderes parael cambio de pielde otoño

Sylvia Martí

Diez cosméticos icónicos del siglo XX que siguen en la lista de los más buscados (12)

Top Articles

Latest Posts

Article information

Author: Golda Nolan II

Last Updated: 12/09/2022

Views: 6411

Rating: 4.8 / 5 (78 voted)

Reviews: 93% of readers found this page helpful

Author information

Name: Golda Nolan II

Birthday: 1998-05-14

Address: Suite 369 9754 Roberts Pines, West Benitaburgh, NM 69180-7958

Phone: +522993866487

Job: Sales Executive

Hobby: Worldbuilding, Shopping, Quilting, Cooking, Homebrewing, Leather crafting, Pet

Introduction: My name is Golda Nolan II, I am a thoughtful, clever, cute, jolly, brave, powerful, splendid person who loves writing and wants to share my knowledge and understanding with you.